Guía de series con un punto romántico

Cinco razones para ver The Handmaid’s Tale

The Handmaid’s Tale ha sido una de las grandes sorpresas de los últimos meses. La serie, basada en el libro de Margaret Alwood, es una distopía que no deja indiferente a nadie, hombres o mujeres, y que te recomiendo ver sin lugar a dudas. En diez capítulos te mete de lleno en Gilead, un mundo que parece conducido por locos muy cuerdos a base de terror, armas y religión. Te cuento mis razones para verla: 

serie

Razones para ver The Handsmaid’s Tale

handmaid's tale

Una distopía muy real

Parece que, cuando acaba The Handmaid’s Tale y ves el entramado que se ha formado, tiene una moraleja: «Te puede pasar a ti». Bien, vale, seguro que nadie lo ha pensado así, pero la realidad supera a la ficción en tantas ocasiones que me asusta. ¿Te acuerdas del 11-s? ¿Ver caer las Torres Gemelas? ¿Y qué me dices del ISIS? 

Pues bien, quitando la parafernalia de las criadas, las marthas y demás, hablamos de un estado totalitario basado en una religión, ¿de qué me sonará eso? En este lugar, despojan a las mujeres de derechos, de poder acceder a puestos de trabajo remunerados o elevados y se las relega a ser simples amas de crías, sirvientas o amas de casa. Llegados a este punto, es difícil no realizar un paralelismo con el ascenso nazi en Alemania y sus tres «K» (Kinder, Küche, Kircher).

¿Cómo comienza todo? Poco a poco te vas dando cuenta de que, como es normal, es un cúmulo de razones: la natalidad es muy baja, el cambio climático, inminente, y viven una crisis económica muy acusada. Estos factores llevan a una solución drástica: un golpe de estado en nombre de Dios.

serie

El color como base de la represión

Una de las cosas que más me ha gustado de The Handmaid’s Tale es el uso del color, la fotografía. Un fotograma en Gilead es identificable, ya no solo por la vestimenta —que resalta cuando los ves con un portátil a su lado—, sino por el uso del color:

  • Las criadas solo pueden llevar el rojo.
  • Las mujeres de los comandantes visten con un verde pálido.
  • Las tías tienen ropas marrones.
  • Y los comandantes usan el negro. 

La imagen se mezcla con unos ritos inventados llenos de simbolismos religiosos y engaños. 

handsmaid's tale

Daño de mujer a mujer

A veces, nosotras mismas somos nuestras peores enemigas. En The Handmaid’s Tale eso se muestra una y otra vez. Son las propias mujeres las que castigan a las que no quieren seguir un régimen diseñado para hombres, pero con alma femenina. Ya que, cuando te enteras de cómo surgió en parte la idea, es escalofriante. Te muestran lo peor que se puede sacar de una persona y lo mejor, pues ante la adversidad, aparece un grupo de resistencia que intenta luchar contra la locura que se ha adueñado de lo que fue Estados Unidos.

En Gilead mandan los hombres, pero a las criadas, el daño se lo infringen las tías, una especie de matronas que tienen que guiarlas por el buen camino. Las mujeres de los comandantes, estériles, dejan que lleguen a sus casas y tengan a sus hijos. Les arrebatan el nombre y se llaman como su comandante (Offred – Defred u Ofglen – Deglen) como si fuesen cosas. En un mundo de hombres, la mayoría de los daños, lo infringen las mujeres a otras mujeres.

serie con un punto romantico

El fanatismo religioso como centro de The Handmaid’s Tale

Para el golpe de estado que se produce en la serie, se basan en un fanatismo religioso que da miedo. En ocasiones, puede resultar exagerado, pero a mí no me lo pareció tanto. Todo da un vuelco para que, como ya he comentado, las mujeres queden relegadas a ser meros objetos, que se utilizan y se olvidan.

El mayor ejemplo es, sin lugar a dudas, la Ceremonia, que consisten en que una vez al mes, el día más fértil de la criada, se lea un pasaje de la Biblia, y ella en el regazo de la esposa, tiene que dejar que el comandante de turno que le toque la viole. Así, sin más, para que luego, si nace un hijo, se lo quede el matrimonio poderoso. Todo este disparate rodeado de religiosidad y puritanismo le dan un toque macabro a la historia. Y, además, cuando la serie enseña cómo surgió la idea de la Ceremonia, no puede ser todo más deprimente. 

mujeres

El triunfo de las mujeres en un mundo creado por hombres crueles y para hombres

Aún después de todo lo que pasa en la serie, la sensación es del triunfo de unas pocas mujeres cuerdas. Te quedas con la sensación de lucha constante, de querer seguir adelante incluso con las circunstancias más adversas y con la esperanza depositada un futuro incierto.

La protagonista y varios personajes más —no solo mujeres, es cierto, aunque son, sin duda, el segmento de la sociedad a batir y a amoldar por los pensamientos de pirados— luchan. ¿Tendrán éxito? Para eso tienes que verla. Cuando lo hagas, cuéntame qué te ha parecido y si merece la pena verla. Estaré encantada de saber tu opinión. 

Únete a mi lista de correo

Y consigue mi «Guía de los errores históricos más comunes en los libros románticos de época victoriana».

Puedes compartirlo en... Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestPrint this pageEmail this to someone

Deja un comentario