Novela romántica histórica

5 errores nefastos en un libro de romántica histórica

La novela romántica histórica es mi favorita sin lugar a dudas. No descubro nada nuevo si digo que no es fácil escribirla, ya que hay que pasar muchas horas de documentación y no siempre es sencillo, dependiendo de la época en la que se ubique la trama podemos encontrar más o menos información veraz. Además, poder construir una trama coherente, con personajes fuertes y que no sea una locura, no es sencillo. Respetando el trabajo que hay detrás de un libro, hay determinadas cosas que hacen que yo no siga leyendo el mismo, pues, en general, suelen ser errores de poca documentación. Vamos, de no currarse el entorno. Te los cuento a continuación: 

novela romantica

5 errores que hacen que cierre un libro de romántica histórica

Que la trama no pudiese desarrollarse en su época

Este es el fallo más gordo de documentación. Si pensamos una trama imposible de desarrollar en su época, nuestro libro ha fallado. ¿Para qué queremos ponerle trajes históricos a una trama que es contemporánea? ¿O para qué vestimos de vestal a la protagonista si luego no sabemos ni quién es Vesta y la función que realizaba en la sociedad romana? Pues, mira, yo no lo sé. En relación con los libros de romance histórico que yo he leído, he tenido la suerte de que esto pasa poco, pero pasa. 

Horrores históricos

Por desgracia, esto sí que lo he leído en bastantes ocasiones. Recuerdo un libro que me estaba volviendo loca, ya que los acontecimientos que narraba habían ocurrido a lo largo de años y, en la trama, pasaban durante unos pocos meses (una revuelta, una revolución, una guerra y un sitio de una ciudad). Lo acabé, pues la autora pudo construir dos personajes fantásticos que me enamoraron desde el primer momento y no le vi el sentido a fastidiar tanto el ambiente histórico. Cuando acabé el libro, la propia autora reconocía que sabía que esos hechos no habían ocurrido en tan poco tiempo, pero que le había dado igual en beneficio de la historia. ¡Pues estamos bien! Lo peor es que era un libro bueno, con personajes sólidos y una trama fantástica, pero me dejó muy mal sabor de boca. Desde ese momento, cuando detecto un horror histórico, cierro sin más. Prefiero no encariñarme de los personajes. 

Y, para mí, el mayor desaguisado se desarrolla en la Antigua Roma. Vale, yo soy una loca de esa época, a nivel personal y académico, así que, para no hacerme mala sangre, no leo nada de esa época novelado, salvo honrosas excepciones. 

Nombres sin sentido

Hace un tiempo os hablé de Los nombres en la novela romántica, ya que a veces es una locura y no, no me voy a cansar del tema. Pues las escritoras de romántica tenemos una imaginación curiosa para los nombres. Y os lo digo yo, que para la última novela tuve mis más y menos, pero ya os lo contaré en otra ocasión. ¿De qué me quejo? De lo mismo que en ese artículo. Nombres sin sentido no, por favor. Escribí también un artículo al respecto que se titula Cómo poner nombre a tus personajes de novela romántica

Personajes fuera de época

Por mucho que me guste la idea, es muy raro encontrar una mujer presidenta del Gobierno en el siglo XIX, bueno, y en el XX y en lo que va de XXI. Ese tipo de personajes extraños, me desconectan de la trama, si son principales. Los secundarios, salvo algo muy gordo, me da un poco de igual, a no ser que cambie todo, claro está. Y, dentro de este apartado, si se argumenta bien su posición fuera de época, me vale. Por ejemplo, en De Bombay a ti, mi protagonista, Christopher no cree que la frenología sea una ciencia, algo que, en la época, era impensable. Sus razones son los celos y no la razón. 

Lenguaje actual

No vamos a hablar en latín ni en castellano antiguo. Aunque en una historia del siglo XVIII o XIX me gustaría que si alguien llama colega a otra persona, lo sea porque lo es de profesión, no su amigo sin más. Hay giros muy actuales que no pegan nada o incluso palabras que ni existían en la época. Con eso hay que tener mucho cuidado. En este sentido, yo creo que cuidar este detalle, le da un viso de realidad al libro que lo hace mucho más interesante.

Estas son los cinco errores que hacen que, para mí, no se pueden cometer en un buen libro de novela romántica histórica. En su mayoría se deben a falta de documentación, creo yo. Sin olvidarnos de que lo importante es la historia de amor, también el entorno cuenta, sino no hablamos de este género. ¿Que errores te parecen imperdonables en este género? 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.