Novela romántica histórica

«El año de Simon» entre bambalinas

Desde que el uno de febrero saliera El año de Simon me ha dado muchas alegrías. Y, como ya ha pasado un tiempo respetable, me gustaría contaros una serie de secretillos que tiene el libro, lo que no se cuenta, pero que está ahí. Seguro que la gran mayoría de cosas ya las imagináis o las sospecháis. Pero aquí van, un poco explicadas. Eso sí, si no os habéis leído el libro, no leáis este artículo, que destripa parte de la trama. 

El año de Simon entre bambalinas

El año de Simon

La seguridad de Lydia Coleman

Llega un momento en el que las hermanas Tanner se ven chantajeadas por la repelente Lydia Coleman. Ella está muy tranquila mientras les relata que Meredith se había quedado en Clover Park y había mantenido un romance con Simon. Después, cuando Lizzy va a hablar con ella, le dice a Simon que tiene un pajarito que puede hablar. ¿Quién es ese pajarito? Pues no es otro que el señor Bird, el mismo que pensó que podría tener un romance con Meredith cuando se hacía pasar por doncella. 

¿Cómo llegó el señor Bird a Lydia Coleman? Por puro despecho y odio a Simon. Bird pensó que había algo más entre Simon y Mary, así que cuando pudo, soltó como la había defendido, contando la historia desde su punto de vista. A Lydia solo le quedó esperar una confirmación de su relación. Y como en buen pueblo pequeño, todo se sabe. 

Los ojos de Meredith

Desde el principio del libro, Mer no para de decir que tiene los ojos de su madre, que, en principio, no había heredado más de ella, algo que no es cierto, ya que Eugene las ve clavadas. Pero, en realidad, los ojos de Mer son lo de su padre, Eugene. Bien, en la época victoriana no estaba bien visto que dos personas con el mismo color de ojos se casasen, por supuesto, no era un impedimento, pero existía la creencia de que los colores de los ojos eran el reflejo de las personalidades y que dos iguales chocarían. 

Otro impedimento, algo tonto, para la boda entre Eugene y Honora cuando eran jóvenes. Pobres. 

Constance

A mí me encanta Constance, desde el primer libro. Si habéis leído De Bombay a ti sabréis que aparece de pasada, cuando Kate escucha una conversación de la amante de Simon con sus amigas y su prima Martha hablando de ella. Es el mismo momento en que se entera que en Londres la llaman la duquesita. Solo sabemos del personaje de Constance por los ojos de Chris, que nunca habla bien de ella, y por sus conversaciones con Simon, que tampoco es muy concreto. Bueno, y por esa conversación, donde regaña a su prima por querer expandir rumores. ¿Es mala Constance? ¿Es la mala de libro? En principio no, solo sigue su plan hasta el final. No es una mala malísima que solo quiere separar a Simon y a Meredith, al contrario, a ella le beneficia que estén juntos. 

Y estos son los secretillos que ocultaba El año de Simon, ¿qué os han parecido? 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.