Novela romántica contemporánea, Novela romántica histórica

Cinco razones para leer varias novelas a la vez

No puedo remediarlo, para mí es imposible leer una sola novela, a no ser que sea un momento de pura felicidad literaria y me lo acabe de un tirón, que me ha pasado. Sé que no soy la única que tiene que llevar varios libros en danza, pero también sé que hay muchas personas que no lo entienden. Así que os voy a comentar cuáles son mis razones para llevar varios libros al mismo tiempo.

cinco-razones-para-leer-varias-novelas-a-la-vez

Soy una nerviosa

Vale, dicho así parece que me subo por las paredes y no puedo estarme quieta. Venga, no es eso, es… parecido. Es decir, me gustan los libros que vayan al grano, que me cuenten cosas en cada página, de otra forma tiendo a leer con menos ganas. Lo cierto es que hay tantas maneras de escribir como personas que deciden hacerlo, y que sea un libro más lento no le quita valor, pero yo necesito más estímulos. Así que ir de un libro a otro me hace que esas partes menos divertidas se pasen mejor.

El efecto Echar de menos

¿Nunca os ha pasado que una novela que estaba muy interesante pasa a una parte tediosa y quieres tirarla por el balcón? Bien, pues en vez de tirarla por el balcón u olvidarla en la estantería, mucho mejor es echarla de menos. Si sigues con otro libro, pueden ocurrir dos cosas:

  • Que te acabes la segunda novela.
  • O que ese libro también llegue a algún momento que no te apetezca leer en ese momento.

Ante estas dos posibilidades puedes hacer dos cosas:

  • Comenzar otra novela (depende del número de libros que lleves en danza esta es una idea maravillosa o la peor que se te ha pasado por la cabeza).
  • O seguir con ese libro tan interesante que estaba en un punto tedioso, del que nos hemos olvidado y estamos echando de menos a los personajes, al autor o la historia. (Solo nos falta un suspiro y ojillos soñadores).

Mi estado de ánimo

Yo suelo llevar de tres libros en danza y, en ocasiones de vacaciones y demás, hasta cinco. Mis temáticas favoritas son: romántica, histórica y terror. Aunque es cierto que siempre suelo llevar uno de romántica y los otros van cambiando.

En este sentido, mi estado de ánimo no es siempre el mismo y no siempre puedo asumir o leer los mismos libros. Por ejemplo, A Sangre Fría me pilló en un momento delicado y no pude acabarlo, por aquellos tiempos, luego lo leí con ganas. El problema era que cada vez que lo abría me sentía francamente mal, hasta que pude. ¿Cómo? Principalmente superando mi situación personal, claro, pero también gracias a Tom Sharpe, bendito sea.

La puñetera memoria selectiva

No puedo leer todo el día. Eso es algo que me repito mucho para no hacerlo. Así que, cuando me pongo a leer, a veces, me acuerdo de determinado libro en el que pasaba nosequéquemiraqueguay y me entran unas ganas locas de encontrar algo parecido. De este modo, me voy al libro que más se parece y no al que dejé la vez anterior. No, no suelen coincidir.

El tiempo y el momento

No es lo mismo leer en la cama tranquila, en el sofá mientras llueve con una mantita o en la cola del médico, ¿a que no? Al menos en mi cabeza no es lo mismo. No puedo meterme en una historia de terror mientras espero a que diga mi nombre la enfermera o me toque el número en el banco, pero sí puedo seguir con una novela negra. Quizás esto sea algo que solo me pase a mí, espero no ser la única.

Estos son mis cinco motivos para leer varias novelas a la vez. ¿Y vosotros? ¿También os gusta llevar varios libros en danza o sois fieles solo a uno?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.