Novela romántica contemporánea, Novela romántica histórica

Epílogos en novela romántica, ¿sí o no?

Los epílogos en novela romántica suelen ser bastante habituales. A mí me encantan, en general, pero también he leído a muchas lectoras opinar que son totalmente prescindibles. Sin contar con el género de romántica del que hablemos, ya sea contemporánea, histórica o paranormal, todos tienen una línea bastante parecida. ¿Son necesarios? ¿Aportan a las novelas? Te cuento los pros y los contras.

epílogos

Epílogos en novela romántica

Lo bueno de los epílogos en la novela romántica

A mí me encantan, así que no soy muy objetiva en este tema. Creo que lo fantástico de los epílogos es que nos dejan ver, como si tuviéramos una ventanita privilegiada, tras el felices para siempre. Ya que la mayoría de los libros de romántica acaban cuando todo lo que le impide a la pareja estar juntos se soluciona. Y ya, se acaba, sin más, no sabemos más. Salvo que sea una saga y aparezcan como secundarios. Recuerdo un libro en el que pasaba de todo (asesino, persecución, policía…) y justo cuando atrapan al malo, están todavía con las típicas mantas y deciden estar juntos. ¿Cómo? Si hace dos segundos os estaba persiguiendo un loco psicópata y no os podíais ni ver. Y fin. Bueno, pues agradecí mucho el epílogo.

Lo malo de los epílogos en la novela romántica

Lo peor que tienen los epílogos en la novela romántica es que la gran mayoría son iguales: boda, bebés o una combinación de ambos. Parece que no hay final feliz sin papeles de por medio o sin niños que perpetúen el apellido. Y, en ocasiones, esos epílogos son totalmente disparatados en relación con los personajes que nos han plasmado durante toda la trama, ya que cambia las personalidades. Y eso es prescindible, sin lugar a dudas. Luego están los epílogos que no nos dicen mucho de nuestros protagonistas, ya que solo son la antesala para otra novela, que te dejan con cara de que eso no era lo que querías y hubiese sido mejor no hacer nada. Esos últimos no me gustan mucho, la verdad. No me importa que se meta un poco de la historia que va a continuar, así nos dejan con las ganas, pero que sea todo para eso, mejor no.

Yo sigo opinando que los epílogos suman mucho más que restan, la verdad. Siempre me gusta saber qué ocurre un tiempo después de poner el punto y final. Y, si el libro en general ha sido bueno, el epílogo solo será una guinda más para el pastel. ¿Tú qué opinas? ¿Te gustan crees que podríamos vivir sin ellos?

 

2 thoughts on “Epílogos en novela romántica, ¿sí o no?

  1. Hola! 🙂 yo también estoy a favor de los epílogos 😉 aunque es cierto que suelen terminar en matrimonio y/o niños, me gusta leer un par de líneas más sobre ese futuro de los protagonistas que he acompañado todo ese tiempo. ¡Gran artículo! 😀

    1. ¡Hola, Sarah!

      Sí, yo soy una defensora del epílogo, aunque sea un poco más de lo mismo, quiero saber qué pasa después del «felices para siempre». Me alegra que a ti también te pase.

      Un besazo,

      Altea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.