Lo mejor y lo peor de la protagonista femenina en la novela romántica histórica

Lo mejor y lo peor de la protagonista femenina en la novela romántica histórica

En la novela romántica histórica, la protagonista femenina suele ser el eje de la trama. Sin ella, estaríamos perdidas, pues sus circunstancias y su forma de ver la vida es lo que hace que un libro sea maravilloso o un tostón increíble. Así que hoy me gustaría analizar un poco esta figura tan interesante desde el punto de vista de lo habitual dentro del género.

protagonista femenina

Lo mejor de la protagonista femenina en la novela romántica

Vamos a ubicarnos en el tiempo y en el espacio: siglo XIX, Inglaterra, en plena temporada. Creo que todas hemos leído algún libro sobre el tema (guiño, guiño). Bien, pues, por supuesto, la historia va a girar en torno a una relación romántica, pero también narrará la vida de nuestra protagonista.

Así que ahora llegamos al primer punto positivo de este arquetipo: son mujeres audaces para la época. Sí, es un punto maravilloso, ver como intentan romper sus encorsetadas vidas para conseguir lo que quieren. Vale que en ocasiones su fin es solo casarse con lord X (inserte aquí un título nobiliario rimbombante) o con el señor Y (inserte aquí un apellido bonito y resultón), pero no siempre es así. La novela romántica tiene como eje las relaciones sentimentales de los protagonistas, sí, por supuesto, aunque suele haber mucho más.

La romántica histórica se caracteriza por su protagonista, una mujer que intentará, en algún momento y con más o menos fuerza, romper el conformismo en el que se vivía en sociedad. Esa es la magia de la narrativa.  Saltará las barreras que le toque para conseguir sus objetivos.

En definitiva, son personajes fuertes que, si no lo son en un principio, acabarán siéndolo después, ya que, aunque el momento histórico no acompañe, ellas sabrán superarlo.

Y así llegamos al último punto importante: ver lo que hay detrás del telón. Cada época tiene sus normas tanto jurídicas como sociales. Gracias a una buena protagonista femenina, vamos a levantar el velo y mirar lo que hay detrás. Puede ser una época oscura, como la Edad Media, donde la mujer se encentra en un plano casi inexistente, o pueden ser los locos años veinte, donde se comienzan a independizar de la vida casera. Son el motor de la historia y nos llevarán a lugares insospechados.

protagonista femenina

Lo peor de la protagonista femenina en la novela romántica

Vamos a ubicarnos otra vez: nuestra señorita en el siglo XIX en la temporada de la Inglaterra victoriana puede tener un gran problema… ser una cándida, pero tanto que casi parece algo boba. En ocasiones, nuestras heroínas tardan un poco en darse cuenta de su potencial y nos pueden parecer exasperantes. Es por eso que yo prefiero los libros de reencuentro o de personajes un poco más adultos, donde la protagonista no se asombra por todo lo que pasa a su alrededor. Es cuestión de gustos.

Además, nuestra cándida señorita puede caer un pozo negro y oscuro… el de los clichés. Sí, puede tropezar en la oscuridad de la trama y estar hasta el cuello de ellos. Y, como en todos los géneros, en la novela romántica histórica tenemos a puñados.

Y quizás el mayor cliché de todos, o uno de los más habituales, es la maternidad de nuestras protagonistas. ¿Quieren ser madres? Oh, pues perfecto, me parece maravilloso, pero ¿todas las historias deben acabar con ellas siendo madres felices? Y lo digo yo, que también he pecado en ese sentido. Sobre esta cuestión, Érika Gael pone los puntos sobre las íes en este tema.

Conclusión sobre la protagonista femenina en novela romántica histórica

No puedo ser imparcial con este tipo de protagonistas, es el tipo de novela que más leo. Aunque es cierto que cada vez me inclino más por un tipo de heroína menos habitual de la que estamos acostumbrados. Aun así, como eje de la historia, creo que son fantásticas, incluso con sus clichés.

¿Qué te parece a ti la protagonista de novela romántica histórica? ¿Hay alguna que te llame la atención sobre el resto? Cuéntame cuál es tu favorita y tus razones, estaré encantada de leerlo.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.