¿Novelas o fanfics?

El mundo de la novela romántica cambia cada poco tiempo y hay tendencias: en las portadas, a veces se llevan más las parejas, las chicas solas o palabras determinadas; en la temática, la eterna lucha de novela contemporánea contra histórica, que va por gustos; en autoras; localizaciones, o, incluso, en nombres. Recuerdo una ocasión en la que todos los libros que me leía había un protagonista que se llamaba Harry, ¿sería el azar o el destino? Parecía cachondeo. Pues bien, últimamente, he notado que está muy de moda un tipo de novela donde que más que una historia original parece fanfics de determinadas materias, podríamos llamarlas «fanvelas» o «nofics». Ufff, que mal me ha quedado eso… 

fanfic

Hace un tiempo, ya te conté que yo escribí fanfics  en Cinco cosas que aprendí escribiendo fanfics. El principio básico del mismo es siempre darle el mérito al autor que ha creado la obra, ya sea una película, una serie, una novela o un manga, e intentar hacer algo en su mundo. Creo que todos los fans de Harry Potter saben que hay mil millones de novelas alternativas con sus personajes o en el mundo que creó J. K. Rowling, y que, incluso, una de ella se convirtió en un libro con la autorización de la autora. De hecho, la famosísima Cincuenta sombras de Grey comenzó como un fanfic de Crepúsculo. Ahora todo cuadra, ¿verdad? Sin embargo, en este ejemplo, yo creo que, nos guste más o menos la historia de E. L. James, supo hacer suyos a los personajes.

Pero lo que estoy viendo en estos momentos, en la tendencia actual, es ya no cortarse un pelo. Hay libros en los que se utilizan hasta los mismo nombres e, incluso, en la foto de portada ni se disimula que, aunque la trama pueda ser de la autora, los personajes son de otro sitio, por decirlo así. Recuerdo que la primera vez que vi esta tendencia fue con un libro que prometía una trama original y blablablabla… y no era más que la copia de una de las series coreanas más famosos de los últimos tiempos. Copiadita, capítulo a capítulo, solo había cambiado el entorno y el nombre de los personajes. ¡Y todo publicado con editorial!

¿Cuál es el límite entre la novela y el fanfic?  

Yo no soy una experta, la verdad, pero sí te puedo contar cuando, para mí, se pasa este límite: 

Cuando te das cuenta de que está sacado de otra historia

Estoy convencida de que he leído libros inspiradísimos en otros y no me he dado ni cuenta. Una vez leí que Shakespeare se dedicaba a utilizar historias ya inventadas y darle su toque, que ninguna era original. No sé si es verdad o no, pero si es así, lo hizo magistralmente bien. Bueno, es Shakespeare, no voy a decir más. Pero no hay peor sensación que abrir un libro y saber qué va a pasar, pues ya lo has leído en el original o has visto la película. Como un remake muy mal hecho y sin avisar. 

Cuando solo cambian el entorno

Me pasó con la novela que os contaba antes que había copiado a la serie coreana. Digamos que, en vez de Seul, pusieron, por ejemplo, Nueva York de telón de fondo, pero todo lo demás era exactamente igual, salvando las diferencias culturales. Es un tipo de historia donde han cambiado los nombres a los personajes o solo el entorno. Además, como ya tienen la historia, no van a preocuparse por presentarnos la ciudad, por hablarnos de la Gran Manzana o de alguna curiosidad, no, solo se ciñen a lo escrito y listo. 

Cuando es un fanfic, sin más

Venga, vale, parece un punto absurdo, pero no lo es, lo prometo. ¿Qué es un fanfic? Utilizar personajes de una historia y hacer lo que nos dé la gana, habitualmente será que salgan entre sí. Voy a poner un ejemplo con Friends, pues si alguien era fan de la pareja… Ross – Phoebe, que recordemos tienen sus más y sus menos en algún momento, pues les escribe una historia con el resto del elenco y acaban juntos. Vale, ahora, en vez de Ross, se va a llamar el chico Rick, y a Phoebe la llamamos Phillipa (o, como he visto en alguna ocasión, hasta dejan los nombres originales), los liamos y dejamos a los demás igual. ¿Es o no un fanfic? Pues lo están haciendo pasar por libros originales. 

En definitiva, solo quiero hablar de esta tendencia, que me parece muy curiosa y que cada vez está proliferando más en la novela romántica. Todas las autoras leemos libros (de no ser así, no escribiríamos), vemos películas, series, programas de televisión y nos relacionamos, con lo que la inspiración está en muchos lugares. A veces, hacer un guiño a un libro o a un personaje que nos encanta es solo un homenaje. ¿En qué punto ese homenaje se convierte en fanfic? Pues para mí están esas tres líneas rojas que hacen que deje el libro.

¿Qué te parece esta tendencia? ¿Crees que estoy loca y esto no pasa o que llevo razón? Me encantaría saber tu opinión.

6 thoughts on “¿Novelas o fanfics?

  1. Realmente muy interesante, en ocasiones he leído fanfics porque había una pareja que me encantaba en una serie/película/novela pero no los he considerado novela aunque algunas estaban muy bien escritas y me ha gustado releer. Es verdad, ¿dónde está el límite?

    1. ¡Hola, Sarah!
      Hay fanfics maravillosos con los que yo he disfrutado mucho, pero no dejan de ser escritos sin los filtros que, normalmente, pasa un libro. Y, sobre todo, utilizan un mundo que no es suyo y/o unos personajes que no le pertenecen, ¿hasta que punto es moral apropiarse de ellos sin avisar? Pues no lo sé, la verdad.
      Muchas gracias por comentar y por pasarte por el blog.
      Un besazo.

  2. ¡Hola! Lo cierto es que yo, a la hora de escribir un fanfic, siempre lo anuncio e intento usar elementos, personajes y mundos originales. Quizá tengan mi toque, porque eso no se puede evitar, pero por lo demás seguirá siendo un fanfic y así es como la gente lo verá. Sin embargo, a la hora de escribir algo fuera de eso, siempre lo hago de manera original en el sentido de que no me baso en algo creado por completo y lo uso como si nada cambiando o no las cosas. Lo que sí me ha podido pasar es que me inspiren algunas cosas de una serie, película o libro, pero hasta ahí porque luego siempre acabo dándole mi toque y, aunque al principio la idea sea igual a mi fuente de inspiración, va mutando hasta que se convierte en algo puramente mío aunque siga estando ahí la inspiración.

    Ahora bien, la gente que sí lo hace no sé si es por desconocimiento, porque le gusta o porque sencillamente les da igual hacerlo así. Tal vez no sepan cuál es el límite que tú misma indicas en la entrada y piensen que están haciendo las cosas bien, no lo sé…

    En definitiva, me ha hecho pensar mucho todo esto y me ha encantado leerte de nuevo.

    Saludos.

    1. ¡Hola de nuevo!

      Yo también he escrito muchos fanfics, por eso mismo será siempre la última en criticarlos, a mí me siguen gustando. Lo que pasa es que últimamente estoy viendo una tendencia al plagio que roza lo indecente y eso lo quería plasmar en el blog. Yo no creo que sea por desconocimiento, sino, más bien, por cara dura en la mayoría de los casos. Pues, las que hasta ponen en la portada a los protagonistas del lugar de donde se han «inspirado» o lo promocionan así en redes sociales, no se cortan un pelo. Juegan con el hecho de que no todo el mundo está al día de todo y, por ejemplo, si lo han sacado de una serie de terror, quizá no sea el género que más pegue con la romántica. Aunque a mí los dos me chiflan.

      Como comentas, todas tenemos inspiraciones y así debe ser, pues nos dejamos influenciar por los libros que leemos, las series que vemos o las peonas con las que hablamos y eso enriquece nuestras historias y nuestra cultura. Pero lo que no está bien es plagiar algo, ya sea el mundo o los personajes. Vamos, creo yo.

      Muchas gracias de nuevo por comentar.

      Un besazo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.