¿Qué es la frenología?

Años después de muchos avances científicos, la sociedad se ha llevado la manos a la cabeza y ha pensado que cómo estarían de chaladas esas personas para creerse semejante locura. Ocurrió con las horribles sanguijuelas, por ejemplo, que se utilizaban para casi todo, y, hoy en día, con la frenología. ¿Y a cuento de qué os vengo yo a hablar de esto? Pues, que estoy siguiendo la línea de los artículos que os anuncié para abrir boca antes de que podáis leer De Bombay a ti, ya que este tema es recurrente en el libro. De verdad, que sí, que no me he vuelto una loca victoriana (¡ja!).
 
frenologia ciencia

¿Qué es la frenología?

Un día de otoño (esto me lo estoy inventando, lo que viene a partir de aquí no, lo prometo) de finales del siglo XVIII, el doctor Franz Joseph Gall desarrolló una teoría que decía que el cráneo, como contenedor de nuestro cerebro, tiene protuberancias que denotan el carácter y la personalidad del individuo, de tal modo que se puede saber, palpándolos, mucho sobre los mismos. Y así nació la frenología, del griego fren-mente y logos-ciencia.
 
En la época victoriana, ser frenólogo no era ninguna tontería. Algunos de ellos tenían consultorios donde las personas acudían para que les toquetearan el cráneo y les dijeran qué hacer con sus vidas. De hecho, hasta se preguntaban por temas amorosos. Algunos niños, antes de comenzar sus estudios, acudían con sus padres a un frenólogo para que este les dijera en qué destacaría el chaval y enfocara su futura carrera. ¡Ahí es nada! 

imagen frenologia

Los principios de la frenología

Para ellos, y en parte no iban tan desencaminados, el cerebro era el órgano de la mente y, este a su vez, estaba compuesto de pequeños órganos que llamaban «facultades», donde se desarrollaban las habilidades del individuo. Y distinguían cuatro:
 
  • En la frente: la inteligencia.
  • En la zona trasera: habilidades caseras o domésticas.
  • Los lados: la parte más instintiva de la persona.
  • Y arriba: los sentimientos y la moral.


En un primer momento, se desarrollaron por Gall veintiséis facultades, pero con el tiempo fueron cuarenta y seis.
frenologo dibujo

 

El final de la frenología

Desde su nacimiento, la frenología siempre fue un tema muy discutido. Se llegaron a hacer verdaderas locuras por la causa, como robar y cambiar cráneos de artistas famosos, para que, cuando los encontraran, las protuberancias coincidieran.
 
Durante la historia de la misma, hubo altibajos, pero desapareció definitivamente en el último cuarto de la época victoriana. En 1851 estaba de capa caída, aunque durante los años sesenta del siglo XIX tuvo un nuevo repunte, y acabó olvidada un tiempo después.
 
Sin embargo, muchas personalidades importantes de la época la apoyaron, desde médicos a abogados o políticos. Se crearon Sociedades Frenológicas en muchas ciudades importantes y fue base de multitud de teorías científicas.
 
Aunque hoy en día nos parezca algo increíble, Thomas Alva Edison llegó a decir que si la frenología no le hubiera dicho que tenía desarrollada la zona creativa del cerebro, jamás se hubiese aventurado a ser inventor. Curioso, ¿verdad?

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.