¿Quién se merece ser protagonista de una novela romántica?

¿Quién se merece ser protagonista de una novela romántica?

Desde hace un tiempo, las novelas románticas que más me gustan suelen ser las que menos éxito tienen. O, bueno, las que en general no tienen tanta aceptación. Y creo que el eje de este problema suele ser la protagonista de la historia.

Hay varias novelas que están en el ranking de las mejores que he leído, pero luego, cuando leo los comentarios sobre las mismas, me doy cuenta de que mi opinión es minoritaria. Así que me puse a pensar, ¿quién se merece una novela romántica?  

novela-romantica

¿Quién se merece ser protagonista de una novela romántica histórica?

En novela romántica histórica, la protagonista suele luchar contra los convencionalismos del momento, tener un punto independiente y ser joven. Sí, normalmente debutante, pocos libros tienen como protagonistas a mujeres más adultas. Cuando pasan la treintena, ya parece que no hay historias para ellas. Y esto teniendo en cuenta que, lo habitual en la época victoriana, era casarse entre los 21 y 23 años. En el siglo XIX sí podría haber protagonistas algo más maduras, y es raro leer sobre ellas.

Es cierto que en el Medioevo la edad era algo muy relativo, pero los highlanders tampoco tenían todos los dientes y eso parece que no le importa nadie.

Ahora, ¿y si la protagonista es una chica caprichosa? Tampoco suele pasar, es como si para poder merecer el amor de un protagonista, tiene que ser cabal, intrépida o inocente, rasgos todos muy positivos. Sin embargo, si es caprichosa, egoísta o volátil, parece que ya no tiene cabida dentro de una historia de amor. ¿Tienen que ser todas las protagonistas perfectas para que nos gusten como lectoras?

¿Quién se merece ser protagonista de una novela romántica contemporánea?

En novela romántica contemporánea es distinto, pues, en primer lugar, sí que aceptamos protagonistas más adultas o que tengan una personalidad diferente. Aunque tampoco nos gustan si son muy egoístas, volátiles o caprichosas, en eso sí que coincide. Sin embargo, en los tiempos actuales, hay algo que no se acepta muy bien: que la protagonista no sea una mujer independiente.

Aunque es cierto que hay un estereotipo de protagonista femenina, en este género es más fácil que nos guste, ya que existe mucha variedad, pero hay determinadas cosas que no puede hacer, como por ejemplo poner los cuernos.

¿Puede una protagonista equivocarse y poner los cuernos y que nos guste la novela? ¿Y si no es una mujer fuerte? ¿Nos gustaría?

novela-romantica

¿Y qué pasa con los protagonistas masculinos?

Hay menos problemas con los protagonistas masculinos en general, ya que a ellos lo que no les solemos soportar son las cosas insoportables: que sean machistas, maltratadores o violadores. Me parece correcto, pero ¿y si son egoístas, caprichosos o dependientes? Pues bien. Incluso les podemos perdonar una infidelidad si nos parece que el protagonista merece la pena.

En uno de los últimos libros que he leído de novela románica contemporánea, la protagonista no era la habitual, él tampoco, todo sea dicho de paso. Su historia de amor se abre paso, literalmente, en medio de una trama rocambolesca que luego tiene un sentido. A mí me ha encanado, creo que ha sido muy original, pero cuando leí los comentarios de otras lectoras, no había muchas que compartieran mi opinión. Y, en general, no les gusta el libro solo por ella, no por el argumento, la originalidad o por lo que pudiera trasmitir la historia de amor, que a mí me pareció preciosa. Ella fue definitiva para no congeniar con el libro.

En definitiva, no hay duda que el eje de una novela romántica es la pareja y la relación de amor. Pero ¿por qué somos tan duras con las protagonistas femeninas? ¿Tenemos que identificarnos con ellas para que nos guste la historia? En mi caso no hace falta, yo puedo disfrutar de la historia sin tener que verme reflejada en ella. Y para ti, ¿quién se merece ser protagonista de una novela romántica?

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.